La Impresionante Casa del Conde Rul

Concluida en 1800, es considerada uno de los ejemplos más puros del estilo Neoclásico en México. También conocida como Mayor o Principal por albergar las mejores residencias, se alza la de don Antonio de Obregón, Conde de la Valenciana, erigida con la riqueza obtenida tras treinta años de excavación ininterrumpida de su mina de plata. Fue el primero que dio participación en los beneficios a los mineros, como por sus relaciones, entre otros, el barón Humboldt, a quien alojó en su mansión en el verano de 1803.

 

La documentación de la construcción se ha perdido, pero por su estilo se atribuye al arquitecto celayense Francisco Eduardo Tresguerras. La fachada es sobria y elegante. Tiene un balcón corrido, patio interior de cantera rosa sobre el cual hay un frontón con relieves de concha marina.

 

El escudo sobre la fachada y la leyenda de la casa se deben a Diego Rul. Al morir el segundo conde de la Valenciana, su hermana mayor Ignacia se casó con el coronel Diego Rul, un malagueño audaz que se había enriquecido con el comercio y, de acuerdo con la costumbre que beneficiaba con títulos nobiliarios a aquellos que mandaban riquezas a la Corona, consiguió el título de Conde de Casa Rul en el año de 1804.

 

Esta mansión forma parte de las magníficas casas reales que se construyeron en el centro de la Ciudad. Su propietario fue uno de los más importantes mineros del virreinato. La Casa de los Condes Rul y Valenciana, es en sí misma símbolo y recuerdo de la opulencia de esta ciudad durante la época del virreinato.

Ubicación
Dirección:
Av. Benito Juárez, Zona Centro, 36000 Guanajuato, Gto.
Teléfono: